Ántrax

Ántrax


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ántrax

La bacteria Ántrax (Bacillus anthracis) se ha hecho famosa debido a su conexión con la guerra biológica y su potencial para ser utilizada por terroristas. El ántrax tiene una larga historia de participación en la guerra biológica y se considera un agente biológico adecuado debido a la variedad de formas en que se puede propagar y la extrema resistencia de sus esporas. Fue el primer agente patógeno en ser purificado por un joven médico alemán llamado Robert Koch en 1870. El ántrax normalmente afecta naturalmente a los animales herbívoros como las ovejas y el ganado, por lo que los casos debidos ocurren naturalmente entre los involucrados en esta industria. En el ganado, los síntomas son escalofríos y convulsiones y luego la muerte en unos pocos días. La infección humana ocurre cuando las esporas entran en contacto con la piel expuesta o ingresan a los pulmones como partículas transportadas por el aire; la infección también puede ocurrir al comer carne infectada. El ántrax cutáneo y el ántrax intestinal (por comer carne infectada) tienen una tasa de mortalidad del 30-60% si no se tratan, la inhalación de esporas de ántrax tiene una tasa de mortalidad mucho más alta si no se tratan y alrededor del 90% de las víctimas mueren.
Cada tipo de infección tiene diferentes síntomas, la piel o el lindo ántrax aparece como una gran ampolla llena de pus y una posible inflamación de los ganglios linfáticos. El ántrax intestinal provoca dolorosos calambres de estómago, inflamación aguda del tracto intestinal y finalmente vómitos de sangre y diarrea severa. El ántrax por inhalación, que tiene la tasa de moralidad más alta, tiene síntomas iniciales similares a los del resfriado común seguidos de problemas respiratorios y luego shock. La inmunización es eficaz y los EE. UU. Comenzaron a inmunizar al personal militar en 1998. La vacuna está compuesta de una forma muerta de la bacteria y se administra en tres inyecciones con dos semanas de diferencia, seguidas de refuerzos cada 6 meses durante los primeros 18 meses.Los efectos secundarios son raros. . La enfermedad se puede tratar con antibióticos si se detecta en las primeras etapas, lo que, por supuesto, es muy difícil para la infección por inhalación debido a los primeros síntomas.
El ántrax se hizo más famoso después de los experimentos británicos en 1942. Se lanzaron bombas de ántrax de prueba en la isla escocesa de Gruinard. las esporas eran tan resistentes que en 1986, más de 40 años después, las esporas aún estaban activas y la isla fue descontaminada con cientos de miles de litros de formaldehído. El uso a gran escala de ántrax como arma terrorista por parte de terroristas de baja tecnología es poco probable, ya que, aunque se ha utilizado contra organizaciones de medios de todo el mundo a través de entregas por correo, está lejos de ser un método de entrega eficaz, lo que resulta en casos de ántrax cutáneos fáciles de tratar. Como ocurre con la mayoría de las armas biológicas, no es la producción del agente biológico el problema para el terrorista, sino el desarrollo de un método eficaz de liberación, en particular para un agente en el aire.

Las tropas que rechazaron la vacuna contra el ántrax pagaron un alto precio

/> EE. UU. Los marines hacen cola para recibir la vacuna contra el coronavirus Moderna el 28 de abril en Camp Hansen en Okinawa, Japón. Los servicios han instado a las tropas a disparar, pero no las han obligado. (Carl Court / Getty Images)

Durante los primeros ocho años que el Pentágono dirigió el programa de vacunación contra el ántrax, cientos de soldados rechazaron la vacuna debido a riesgos de salud percibidos o preocupaciones religiosas, y muchos de ellos pagaron caro esa decisión.

Las sanciones variaron ampliamente. Algunos siguieron trabajando, otros recibieron castigos no judiciales, perdieron rango y salario, vieron terminar sus carreras o incluso enfrentaron penas de calabozo y despidos deshonrosos.

Desde entonces, una fracción desconocida de los castigados ha buscado que se corrijan sus antecedentes, pero solo unos pocos han tenido éxito. Ahora, incluso más de 20 años después, algunos de esos casos siguen pendientes ante las juntas de correcciones de registros militares.

Las cifras son difíciles de precisar, ya que las juntas de correcciones de registros de servicio no han realizado un seguimiento exhaustivo de las apelaciones relacionadas específicamente con la vacuna contra el ántrax. En muchos casos, esas apelaciones fueron denegadas. Pero más recientemente, la Marina otorgó al menos dos solicitudes de correcciones, una en 2019 y la otra en 2020, y otorgó a dos veteranos de la Marina un pago atrasado, restauración de rango, actualizaciones de alta y acceso a beneficios para veteranos.

La sombra del ántrax: el esfuerzo voluntario de vacunación COVID-19 debe mucho a fracasos pasados

El esfuerzo voluntario de la vacuna COVID-19 contrasta radicalmente con el Programa obligatorio de vacunación contra el ántrax del Pentágono, que comenzó en 1998. Aquellos que se negaron a menudo enfrentaron duras penas.

El mayor retirado de la marina Dale Saran, un ex oficial de JAG, representó a un marinero y dos infantes de marina que rechazaron la vacuna en Okinawa en 2000.

Saran se mantuvo involucrado en el tema. Es autor del libro "Estados Unidos contra miembros de las Fuerzas Armadas: La verdad detrás del programa de vacunación contra el ántrax del Departamento de Defensa", publicado en 2020. También ofreció asesoramiento legal a abogados con clientes que enfrentan castigos por denegaciones.

Los clientes de Saran y muchos otros a menudo tenían un rendimiento superior, algunos al principio de sus carreras y otros a punto de jubilarse. Pero una vez que rechazaron la vacuna, sus órdenes buscaron castigarlos.

Regístrese para recibir el resumen de reserva anticipada

Reciba las noticias e información más completas de las fuerzas armadas todas las mañanas.

Gracias por registrarte!


Fondo

El ántrax es una enfermedad causada por la bacteria. Bacillus Anthracis. Esta bacteria existe en la naturaleza en 2 formas: como una célula en crecimiento activo (llamada forma vegetativa) o como una espora inactiva. Las esporas son muy resistentes y tolerantes a temperaturas extremas, humedad y luz ultravioleta. Pueden sobrevivir durante largos períodos de tiempo (incluso décadas) en el medio ambiente sin nutrientes ni agua. Cuando una espora ingresa a un huésped mamífero, el ambiente interno del huésped, rico en agua, azúcares y aminoácidos, induce a esa espora a germinar en una célula vegetativa que conduce a la enfermedad.

En la naturaleza, el ántrax afecta principalmente a los mamíferos herbívoros como el ganado vacuno, ovino y caprino. 1 Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ántrax es enzoótico en poblaciones animales en gran parte del África subsahariana y Asia, así como en algunos países del sur de Europa, partes de las Américas y algunas regiones de Australia. Los brotes en animales también ocurren esporádicamente en otros países del mundo. Los casos humanos de ántrax son mucho menos frecuentes. 2

Hay 4 formas de infección por ántrax humana de origen natural:

  • Ántrax cutáneo es el resultado de la entrada de esporas al cuerpo a través de pequeñas roturas en la piel. Esta forma de la enfermedad se caracteriza por una llaga en el punto de la infección que se convierte en una úlcera indolora cubierta por una costra negra (escara). El carbunco cutáneo representa aproximadamente el 95% de todos los casos de carbunco humano notificados. El carbunco cutáneo también puede ocurrir como resultado de un ataque de aerosol.
  • Ántrax gastrointestinal generalmente ocurre como resultado de comer carne de animales infectados con B. anthracis. El tracto intestinal, la boca o la garganta (ántrax orofaríngeo) pueden estar infectados. 1 Normalmente se piensa que el ántrax gastrointestinal ocurre como resultado de la ingestión de bacterias vegetativas en lugar de esporas, por lo tanto, no se espera que el ántrax gastrointestinal sea el resultado de la exposición a esporas en aerosol.
  • Ántrax por inhalación es el resultado de respirar B. anthracis esporas en los pulmones. La infección por inhalación es la forma de ántrax que sería de mayor preocupación después de un ataque intencional de aerosol con B. anthracis.
  • Ántrax relacionado con la inyección es una entidad recientemente reconocida. Recientemente se han producido varios casos en Europa en consumidores de drogas por vía intravenosa. Se cree que esto se debe a la inyección de heroína contaminada con material que contiene B. anthracis esporas. 3

La historia del ántrax

Hay varios tipos diferentes de ántrax, todos los cuales pueden ser mortales si no se tratan. Debido a esto, la enfermedad se ha utilizado para muchos actos de agresión durante el último siglo.

Pero, el ántrax no se produjo simplemente en los últimos 100 años.

Se estima que los orígenes del ántrax se remontan al 700 a. C. en Egipto y Mesopotamia. También se cree que Roma y la antigua Grecia experimentaron la enfermedad, y algunos consideran que el ántrax jugó un papel en la caída de Roma.

Las primeras descripciones clínicas oficiales fueron escritas por Maret en 1752 y el médico retirado Nicolas Fournier en 1769.

Después de milenios llenos de casos, el verdadero estudio de la enfermedad no comenzó hasta el siglo XIX. Estos estudios llevaron a un gran avance en la conexión entre el ántrax y la industria del pelo animal. Según los CDC, esta relación incluso llevó al nombre & # 8220 enfermedad de los clasificadores de lana & # 8221 para el ántrax.

Cuerpos bacterianos en forma de varilla, eventualmente llamados Bacillus Anthracis, proporcionó la base para una importante investigación del científico Robert Koch en 1877. A través de la experimentación, Koch encontró el ciclo de vida de la bacteria y demostró “Los postulados de Koch. & # 8221 Más que un gran avance para el ántrax, los postulados de Koch & # 8217 sentaron un precedente para todas las enfermedades . Al estudiar la enfermedad, creó un conjunto de pautas que todas las bacterias infecciosas deben cumplir.

Después de identificar la bacteria, los investigadores podrían trabajar en una vacuna.

En 1881, el famoso químico francés Louis Pasteur comenzó la investigación de una vacuna para el ántrax. Inyectó a 50 animales con bacterias vivas del ántrax. Mientras que 25 de las criaturas recibieron su inmunización experimental con bacterias debilitadas, 25 no. Los resultados fueron claros: los 25 animales no vacunados murieron mientras que los protegidos sobrevivieron.

Alrededor de este tiempo, el ántrax comenzó a aparecer como algo más que una enfermedad natural.

El ántrax se utilizó por primera vez como arma durante la Primera Guerra Mundial por el ejército alemán. Utilizaron la enfermedad para infectar el ganado y los piensos de las partes neutrales que se intercambiarían con las Naciones Aliadas. La experimentación adicional con la enfermedad continuó a lo largo de los años, particularmente durante la Guerra de Corea.

La vacuna de esporas vivas para el ántrax fue creada en 1937 por Max Sterne. Esta se convirtió en una vacunación de rutina para los animales, crucial para quienes trabajaban con ganado.

La cepa de esporas del ántrax no se propaga a través de las personas, sino al inhalar las partículas. La exposición a menudo ocurre en humanos que limpian animales infectados con bacterias en su pelaje. Luego, la vacuna ayudó a reducir en gran medida tanto los casos generales en humanos como en animales.

Durante las siguientes décadas, varios eventos importantes cambiaron la prevención del ántrax.

En 1944, la penicilina se convirtió en la principal opción para el tratamiento del ántrax. El antibiótico se convirtió rápidamente en el mejor tratamiento para el ántrax. En la década de 1950 se fabricó la primera vacuna contra el ántrax humano y finalmente en 1970 esta vacuna experimentó grandes mejoras. A pesar de muchos cambios en las vacunas en las últimas décadas, esa vacuna de 1970 es casi la misma que se usa en la actualidad.

Las ampollas, los bultos y las llagas son comunes para el ántrax cutáneo. Esta puede ser una forma de ántrax de bajo riesgo, y también es bastante fácil de contraer. El ántrax cutáneo ocurre cuando las esporas entran en un corte o herida abierta. Fiebre y escalofríos, náuseas, dolor de cabeza, fatiga extrema, confusión, mareos y dolores corporales son solo algunos de los posibles síntomas del ántrax por inhalación.

El ántrax gastrointestinal no requiere una herida abierta. En cambio, esta enfermedad ingresa al cuerpo a través de la carne poco cocida de un animal infectado. La enfermedad puede provocar fiebre y escalofríos, ronquera, vómitos con sangre, dolor de cabeza y desmayos.

Finalmente, el ántrax inyectable presenta signos similares a los cutáneos, pero se propaga más rápido y puede ser más difícil de tratar.

¿Sabías que hay cuatro tipos diferentes de ántrax? ¿Sabías que Louis Pasteur trabajó en una vacuna contra el ántrax? ¿Tiene alguna pregunta o pensamiento sobre la enfermedad? Háganos saber en los comentarios a continuación, oa través de Facebook y Twitter.

Escrito para Passport Health por Katherine Meikle. Katherine es una escritora independiente y orgullosa británica-estadounidense de primera generación que vive en Florida, donde nació y se crió. Le apasionan los viajes y le encanta escribir, que van de la mano.


Ántrax - Historia

Fuente: BBC News, 17 de octubre de 2001.

Usar ántrax como arma

Por Nick Caistor, BBC News Online

El interés militar en el uso del ántrax como arma comenzó en la Primera Guerra Mundial. Los alemanes lo utilizaron para contaminar la alimentación animal y el ganado pero, a diferencia de los gases químicos, no se empleó directamente contra las tropas enemigas.

Se dice que el primer uso masivo de esporas de ántrax como arma tuvo lugar durante la ocupación japonesa de China de 1932 a 1945.

Los japoneses supuestamente experimentaron con el uso de ántrax y otras armas biológicas en Manchuria, y se cree que unos 10.000 prisioneros infectados deliberadamente murieron como resultado.

En la Segunda Guerra Mundial, los alemanes no lanzaron el tan temido ataque biológico, aunque ellos y las fuerzas aliadas experimentaron con las posibilidades de utilizar ántrax u otros agentes.

El ejército del Reino Unido probó sistemas de liberación de esporas de ántrax en la pequeña isla de Gruinard frente a la costa escocesa.

Estas esporas persistieron y, en teoría, siguieron siendo capaces de infectarse durante décadas.

Un esfuerzo de descontaminación masivo, iniciado en 1979 y terminado en 1987, utilizó 280 toneladas de formaldehído y 2000 toneladas de agua de mar para limpiar la isla.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos continuó su investigación de armas biológicas en la década de 1950, cuando la Universidad Estatal de Iowa produjo la virulenta "cepa Ames" de ántrax que luego se vendió a muchas partes del mundo.

En 1970, el presidente Nixon ordenó el cese de la producción de armas biológicas en Estados Unidos, desde que la investigación se ha limitado a desarrollar medios de defensa contra cualquier ataque biológico.

En 1972, la preocupación internacional llevó a un tratado que prohibía la producción y el almacenamiento de armas biológicas. Esto fue finalmente firmado por unas 140 naciones.

Aunque fue uno de los signatarios del tratado, la Unión Soviética continuó investigando y produciendo armas biológicas, y en abril de 1979 una liberación accidental de esporas de ántrax de una instalación militar cerca de Sverdlovsk causó 68 muertes conocidas.

Pero los mayores temores de que el ántrax pudiera usarse como arma surgieron durante la Guerra del Golfo de 1991.

Irak compró esporas de ántrax de los Estados Unidos en la década de 1980 y se pensó que estaba desarrollando la capacidad de usarlas en ojivas y en ataques aéreos.

En el evento, no se utilizaron armas biológicas.

Después de la guerra, la Comisión Especial de la ONU para Irak (UNSCOM) destruyó las instalaciones restantes de producción y almacenamiento para la guerra biológica en Irak. "Para 1998, pudimos establecer que Irak no tenía la capacidad de producir armas biológicas", dijo a la BBC un ex inspector de la ONU, Scott Ritter.

En la década de 1990, el único caso publicitado del uso de ántrax con fines terroristas fue el del grupo Aum Shinrikyo en Japón.

Se dice que intentaron sin éxito liberar ántrax en Tokio varias veces, lo que los llevó a cambiar a gas sarín, con resultados fatales.

La producción de grandes cantidades de ántrax en forma de polvo, necesaria para su uso como arma eficaz a gran escala, es un proceso complicado y costoso.

Requiere el uso de centrifugadoras grandes para lavados repetidos y luego un secado intensivo para producir el polvo concentrado o de "grado militar".

El costo de esta tecnología ha llevado a algunos expertos en Estados Unidos a argumentar que el impulsor de la presente campaña debe ser un país, con experiencia previa, existencias y los conocimientos biotecnológicos necesarios.


Documento sobre la historia del ántrax

El artículo sobre la historia del ántrax explica que Los estudios han demostrado que el ántrax es una infección bacteriana grave transmitida por animales y que puede causar enfermedades intestinales, cutáneas y pulmonares y también puede ser mortal. (“Medicinet.com”) Según los CDC, el ántrax prevalece en las regiones agrícolas del sur y este de Europa, el Caribe, América Central y del Sur, el centro y suroeste de Asia y el África subsahariana. Este documento explica brevemente los hechos sobre el ántrax, así como más información de los CDC, la OMS y otras fuentes literarias. La investigación muestra cómo el ántrax es contraído por el animal del suelo y luego infecta a los humanos. Además, señala claramente los tipos de ántrax y otros ántrax más comunes. También se entendió que el ántrax se puede tratar y evitar. Se destacó una breve explicación del experimento realizado por el científico sobre Bacillus anthracis y cómo el ántrax es un arma biológica. La investigación concluye que la provisión de operaciones veterinarias de calidad para animales debe tomarse en serio para evitar la infección por ántrax.

ÁNTRAX

El ántrax es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria llamada Bacillus anthracis. Bacillus anthracis es una bacteria en forma de bastón que produce toxinas. El ántrax es una enfermedad rara pero mortal. Es de diferentes tipos, el carbunco cutáneo, carbunco por inhalación, carbunco gastrointestinal, y el recientemente descubierto, carbunco inyectable. Sus síntomas incluyen fiebre, resfriado, dolor de garganta, llagas en la piel, mareos y muchos otros.

Información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el ántrax

Según los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), el ántrax, que es causado por Bacillus anthracis, se puede encontrar en el suelo y afecta solo a los animales directamente. Estos animales se infectan cuando respiran suelos infectados con la bacteria. Por lo tanto, los seres humanos se infectan solo si entran en contacto con animales infectados, ya sea al inhalar, comer alimentos o beber agua contaminada con la bacteria.

El carbunco ocurre más en países que carecen de programas de salud adecuados que proporcionen vacunación a los animales. En países desarrollados como EE. UU., Los animales que alguna vez han tenido ántrax deben vacunarse todos los años. A pesar de lo mortal que es el ántrax, su única característica es que no es contagioso.

Información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el ántrax

Según la Organización Mundial de la Salud, el ántrax afecta básicamente a las criaturas herbívoras de sangre caliente, aunque se han conocido diferentes criaturas bien evolucionadas y algunas aves no. Las personas en su mayor parte contraen la enfermedad de animales infectados o como consecuencia de la exposición al producto animal manchado. Hay tres tipos de ántrax en las personas, que incluyen, cutáneo, gastrointestinal y pulmonar.

El más común, ser cutáneo es causado por esporas de ántrax que contaminan un corte. El carbunco gastrointestinal es causado por el consumo de carne de un animal infectado con carbunco. El último, el más raro y el más grave es el carbunco pulmonar o por inhalación. Las personas pueden contraer ántrax pulmonar cuando respiran aire que tiene esporas de ántrax suspendidas.

El ántrax no se transmite de un individuo a otro y puede tratarse con antibióticos. Estos antibióticos deben tomarse solo con consejo médico. Sin embargo, existe una vacuna que previene el ántrax, aunque no es ampliamente conocida porque no se ha probado ampliamente en humanos, pero las vacunas a veces se administran a personas que tienen el mayor riesgo de contraer la infección.

Fuente literaria de MARC LAFORCE sobre ántrax

Con varios experimentos, los científicos pudieron desarrollar algunas teorías sobre Bacillus anthracis, algunas de las cuales son:

La presencia de cuerpos filiformes en la sangre de los animales que mueren de ántrax, la capacidad del ántrax para transmitirse a otros animales mediante la introducción de la sangre infectada en sus cuerpos, la etapa de latencia de las esporas en el suelo, el 'gramo esporulante forma de varilla positiva de la bacteria, su falta de movilidad, su capacidad para crecer bien en placas de agar sangre, etcétera.

Ántrax como arma biológica & # 8211 UPMC

No sería extraño saber que el ántrax se utiliza como arma biológica. Con todas sus características y formas de contratarlo, algunas de las cuales incluyen

  • -La accesibilidad a Bacillus anthracis en bancos de microbios en todo el mundo y en territorios endémicos.
  • -La dureza de las esporas de Bacillus anthracis en la tierra podría hacer que la propagación vaporizada de Bacillus anthracis sea más convincente que muchos otros especialistas potenciales y, más aún, hay pruebas de que se han producido métodos para la fabricación a gran escala y la propagación vaporizada de Bacillus anthracis. .
  • -Las cepas de B. anthracis seguras para antibióticos también existen en la naturaleza, podrían utilizarse como parte de una descarga deliberada que podría resultar en ántrax por inhalación y cuando el ántrax por inhalación no se trata a tiempo, puede ser mortal. Históricamente, el ántrax se ha utilizado como arma biológica.

Con todo esto, los bioterroristas han adoptado el ántrax como una de sus armas y ahora es uno de los agentes de bioterrorismo más críticos. Un ejemplo de este escenario es el evento que tuvo lugar en 1993 cuando Aum Shinrikyo, un culto japonés, lanzó al aire aerosoles que contenían Bacillus anthracis en uno de sus ataques en Tokio. Afortunadamente nadie salió herido. Otro ataque también tuvo lugar en octubre de 2001 cuando se utilizaron correos electrónicos como medio para enviar las esporas de ántrax. Se enviaron siete sobres, aunque se recuperaron cuatro, pero los tres restantes funcionaron eficazmente infectando a veintidós y matando a cinco personas.

PREVENCIÓN Y CURACIÓN DEL ANTRAX

El ántrax se puede prevenir con una supervisión veterinaria estándar de los animales, especialmente los herbívoros. Los veterinarios y todos los que trabajan con animales o con ellos deben usar y llevar ropa y equipo de protección. Si tienen un alto riesgo, deben vacunarse.

El ántrax se puede tratar con antibióticos como tratamiento básico para la etapa vegetativa del ántrax, no contra sus esporas.


LA HISTORIA DE ANTHRAX Y LA AMENAZA ACTUAL

Durante siglos, el ántrax ha causado enfermedades en animales y, aunque con poca frecuencia, en humanos en todo el mundo. El carbunco humano en sus diversas formas (inhalación, cutánea y gastrointestinal) es históricamente una enfermedad de quienes han estado en contacto cercano con animales o productos animales contaminados con B. anthracis esporas. La enfermedad está muy bien descrita en textos de la antigüedad, y se ha sugerido que la famosa plaga de Atenas (430 & # x02013427 a. C.) fue una epidemia de carbunco por inhalación (4). De hecho, el término ántrax se deriva de la palabra griega antracitas, que significa similar al carbón, en referencia a la típica escara negra que se observa en la forma cutánea de la enfermedad.

Otra excelente descripción antigua es la del murrain de Noricum (el antiguo nombre romano para el delta del río Danubio y los Alpes orientales) por el poeta romano Virgilio (5). Virgilio (70 & # x0201319 a. C.), más conocido por su Eneida, también escribió cuatro Georgics, obras de verso didáctico sobre la agricultura. El tercero Georgico está dedicado a la cría de animales y contiene una sección sobre medicina veterinaria. Detalla una epizootia ocurrida en el barrio romano de Noricum. La enfermedad afectó a ovejas, vacas y caballos, así como a perros y otros animales domésticos y salvajes. Los síntomas del ántrax se describen con gran detalle, y aunque la narración contiene algunos errores y rastros de licencia poética, incluye mucho material fáctico, lo que demuestra que Virgilio comprendió de hecho la resistencia de la fuente infecciosa, así como el potencial de transmisión entre animales. y humanos.

El ántrax siguió afectando al ganado y a los seres humanos a lo largo de la Edad Media. Durante el siglo XVIII, las epidemias de ántrax destruyeron aproximadamente la mitad de la población de ovejas en Europa (6). En la Inglaterra victoriana, la enfermedad se conoció como & # x0201cwoolsorters 'disease & # x0201d porque se observaba con frecuencia entre los trabajadores de las fábricas expuestos a fibras animales contaminadas con B. anthacis esporas. Sin embargo, el nombre es algo inapropiado: la infección fue más a menudo el resultado del contacto con pelo de cabra o alpaca que con lana y oveja (7). Otros nombres para la enfermedad incluyen & # x0201cragpickers 'disease, & # x0201d charbon, milzbrand, black bain, & # x0201ctanners' disease, & # x0201d y fiebre siberiana (esplénica).

En el siglo XIX, el ántrax fue un importante punto de interés en el desarrollo de la investigación biomédica. En 1850, Pierre Rayer y Casimir-Joseph Davaine descubrieron pequeños cuerpos filiformes & # x0201 aproximadamente el doble de la longitud de un corpúsculo de sangre & # x0201d en la circulación de ovejas con ántrax (8). Inicialmente, a este descubrimiento no se le dio ninguna importancia, ya que los cuerpos filiformes se consideraban productos de enfermedades. Sin embargo, Davaine sugirió posteriormente que los corpúsculos descritos eran organismos causantes de la enfermedad.

En la década de 1870, el ántrax fue ampliamente estudiado por varios investigadores en Europa, incluidos Robert Koch en Berlín y Louis Pasteur en París. (Figura & # x200B (Figura1 1). En 1876, Koch, utilizando técnicas de cultivo de gotas suspendidas, pudo rastrear el ciclo de vida completo del bacilo del ántrax por primera vez en la historia. Encontró que el bacilo formaba esporas que podían permanecer viables durante largos períodos incluso en condiciones ambientales desfavorables (8). Además, postuló que el bacilo del ántrax podía transmitirse de un huésped a otro, y en 1877 cultivó el organismo in vitro e indujo la enfermedad en animales sanos inoculándolos con material de estos cultivos bacterianos. El ántrax sirvió como prototipo de los famosos postulados de Koch sobre la transmisión de enfermedades infecciosas.

(a) Robert Koch y (B) Luis Pasteur. Cortesía de las imágenes de la base de datos de Historia de la Medicina de la Biblioteca Nacional de Medicina.

Sin embargo, al mismo tiempo, Louis Pasteur sintió que el trabajo de Koch no era concluyente y anunció su objetivo de proporcionar su propia demostración incontrovertible de la transmisión de enfermedades infecciosas. Como se puede imaginar, esto provocó una larga y enconada disputa entre los dos hombres. En mayo de 1881, Louis Pasteur inoculó a 25 bovinos con su vacuna contra el ántrax en una granja en Pouilly-le-Fort, un pequeño pueblo en las afueras de París (8, 9). Esta primera vacuna contenía organismos vivos atenuados. Posteriormente, Pasteur inoculó a los animales vacunados así como a otros bovinos con una cepa virulenta de B. anthracis. Todos los animales vacunados sobrevivieron, sin embargo, los demás murieron. Para Pasteur, fue este experimento y no el trabajo de Robert Koch lo que había probado la teoría de los gérmenes de la enfermedad.

Desde nuestra perspectiva, puede parecer insignificante cuyo trabajo proporcionó finalmente la prueba de la teoría de los gérmenes de la enfermedad. Juntos, el trabajo de Koch y Pasteur, que eran autoridades médicas de gran prestigio, condujo a una amplia aceptación de sus teorías y abrió posibilidades para futuros trabajos en microbiología médica.

A principios de la década de 1900, los casos humanos de ántrax seguían ocurriendo ocasionalmente, y se informaron casos humanos de ántrax por inhalación en los EE. UU. Entre trabajadores de las industrias textil y de curtido que procesaban pelo de cabra, piel de cabra y lana (7, 10, 11). . Con las mejoras en las prácticas de higiene industrial y las restricciones a los productos animales importados, el número de casos se redujo drásticamente en las últimas partes del siglo XX. Sin embargo, las tasas de mortalidad se mantuvieron altas (& # x0003e85%) cuando se produjo el carbunco por inhalación. Entre los trabajadores del procesamiento de animales y los granjeros, se postuló que la disminución del ántrax se debió a la vacunación tanto de animales como de humanos, junto con mejoras en la cría de animales y el procesamiento de productos animales (9, 12). En la década de 1950, el Cuerpo Químico del Ejército de EE. UU. Desarrolló una vacuna contra el ántrax humano. Después de casi 20 años de uso, fue reemplazada por una vacuna nueva, mejorada y autorizada en 1970 (13). En 1997, las fuerzas armadas estadounidenses ordenaron la vacunación de todas las tropas activas y de reserva. Sin embargo, esto dio lugar a algunos rechazos bien publicitados por parte del personal militar a vacunarse debido a preocupaciones sobre la seguridad de la vacuna (13, 14).

Aunque el ántrax humano de origen natural ha disminuido significativamente durante el siglo pasado, sigue siendo bastante común en todo el mundo, particularmente en Asia y África, con una ocurrencia anual de 20.000 a 100.000 casos registrados durante la primera mitad del siglo XX. Además, sigue siendo común entre los herbívoros en todo el mundo, y en ocasiones se informan grandes epidemias de ántrax animal en África, Asia y América del Sur. Durante un gran brote en Irán en 1945, murió 1 millón de ovejas (15).

En los seres humanos, el ántrax cutáneo es ahora la forma más común de ántrax en todo el mundo, con un estimado de 2000 casos reportados anualmente (16). En los Estados Unidos, se notificaron 224 casos de carbunco cutáneo entre 1945 y 1994 (17). La mayor epidemia reportada ocurrió en Zimbabwe entre 1979 y 1985, cuando se reportaron más de 10,000 casos humanos de ántrax, casi todos ellos cutáneos. El ántrax gastrointestinal es una forma bastante rara de la enfermedad en los seres humanos, y solo se notifican unos pocos casos en todo el mundo (16, 18, 19). Sin embargo, en ocasiones se han notificado brotes en África y Asia (20-23). Por lo general, el ántrax gastrointestinal sigue al consumo de carne contaminada insuficientemente cocida. En 1982, se notificaron 24 casos de carbunco bucofaríngeo en una zona rural del norte de Tailandia, donde el brote siguió al consumo de carne de búfalo contaminada (20). En 1987, se notificaron 14 casos de carbunco gastrointestinal y orofaríngeo en el norte de Tailandia (22). Como se mencionó anteriormente, la incidencia del ántrax por inhalación disminuyó rápidamente en la segunda mitad del siglo XX.

En 1980, Philip Brachman de los CDC publicó una revisión del ántrax por inhalación (7). Sólo se notificaron 18 casos en los EE. UU. Entre 1900 y 1978, y la mayoría de esos casos ocurrieron en grupos de riesgo especiales, incluidos los trabajadores de las fábricas de pelo de cabra o de la piel de cabra y los trabajadores de la lana y las curtidurías. Dos de estos casos fueron accidentes relacionados con el laboratorio y 16 casos fueron mortales (7). Brachman concluyó con lo que era el entendimiento común en la comunidad médica occidental: el ántrax por inhalación era & # x0201c ahora principalmente de interés histórico & # x0201d. Esta opinión no debía ser confirmada por eventos posteriores.

La concepción de los postulados de Koch y el desarrollo de la microbiología moderna durante el siglo XIX hicieron posible la producción de existencias de patógenos específicos, y varios países trabajaron para desarrollar estos agentes con fines de guerra biológica (1). Evidencia sustancial sugiere la existencia de ambiciosos programas de guerra biológica en Alemania, Inglaterra y Francia durante la Primera Guerra Mundial. Estos programas supuestamente involucraban operaciones encubiertas con agentes como B. anthracis (ántrax) y Pseudomonas pseudomallei (muermo) (1, 24, 25).

Durante la Segunda Guerra Mundial, algunos de los países antes mencionados, así como otros países como Rusia y Japón, comenzaron programas de investigación de guerra biológica. Varias acusaciones y contraacusaciones empañaron los acontecimientos durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Japón llevó a cabo investigaciones sobre armas biológicas en la Manchuria ocupada desde aproximadamente 1932 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial (1). De nuevo, B. anthracis fue uno de los organismos más investigados y utilizados. Aunque el programa de guerra biológica alemán durante la Segunda Guerra Mundial fue pequeño en comparación con el de otras naciones, los investigadores médicos infectaron a los prisioneros con organismos productores de enfermedades como Rickettsia prowazeki, virus de la hepatitis A y malaria (2, 26). A pesar de estos esfuerzos, que claramente quedaron a la zaga de los de otros países, un programa alemán de armas biológicas ofensivas nunca se materializó por completo.

Por otro lado, los funcionarios alemanes acusaron a los aliados de utilizar armas biológicas. Some of these allegations were believable, since the British were experimenting with at least one organism of biological warfare: B. anthracis Dr. Paul Fildes headed the British effort at Porton Down in the 1940s. By November 1940 he had determined that the most effective way to use a biological warfare agent would be to disseminate an aerosol of particles that could be retained in the lungs. It appeared that the most suitable device for dissemination was a bursting ammunition filled with a liquid suspension of bacteria, so that effective concentrations of bacteria would be inhaled by everyone in the target area (27, 28). The British biological warfare program concentrated on B. anthracis, and bomb experiments of weaponized spores of B. anthracis were conducted on Gruinard Island near the northwest coast of Scotland (29). The so-called N bomb contained 106 special bomblets filled with anthrax spores. These experiments led to heavy contamination of the island with persistence of viable spores. Events toward the end of World War II overtook plans to put these efforts into operation. In 1986, Gruinard Island was finally decontaminated using formaldehyde and seawater, but it remains restricted from public access.

Anthrax would be unlikely to cause severe disruption to military operations, although residual contamination of the ground would occur (19). This has been shown by the experiments on Gruinard Island. Therefore, anthrax is more of a danger to the civilian population. In 1970, a World Health Organization (WHO) expert committee estimated that an aircraft release of 50 kg of anthrax over an urban, developed population of 5 million would result in 250,000 casualties, of whom 95,000 would be expected to die without treatment and an additional 125,000 would be severely incapacitated (30). The strain on medical resources in such a scenario would be tremendous, ultimately leading to hospital bed requirements for 13,000 people, antibiotics for 60 days for 125,000 people, and the disposal of 95,000 dead. This would almost certainly result in a rapid and total breakdown in medical resources and civilian infrastructures. Newer assessments, including those made by the US Congress Office of Technology Assessment in 1993, confirmed the original WHO data (31). The CDC developed an economic model suggesting a cost of $26.2 billion per 100, 000 persons exposed in a bioweapons attack with anthrax (32).

Prior to the bioterrorism-related occurrence of inhalational anthrax in the USA in 2001, only one case had been reported in the country in the 20th century (33). In addition, the only large-scale outbreak of (inhalational) anthrax during the 20th century occurred in the FSU. On April 2, 1979, an epidemic of anthrax occurred among the citizens of Sverdlovsk (now Ekaterinburg), a city of 1.2 million people, 1400 km east of Moscow. The epidemic occurred among those who lived and worked within a narrow downwind zone of a Soviet military microbiology facility known as Compound 19. In addition, a large number of livestock died of anthrax in the same area, out to a distance of 50 km (1, 34).

The first reports of the outbreak emerged in October 1979 by way of a Russian-language newspaper in Frankfurt, West Germany, that was close to the Soviet émigré community. It ran a brief report about a major germ accident in Russia leading to deaths estimated in the thousands (35). At the same time, early European and US intelligence suspected that this facility conducted biological warfare research and attributed the epidemic to an accidental release of anthrax spores. Later, in early February 1980, the widely distributed German newspaper Bild Zeitung carried a story about an accident in a Soviet military settlement in Sverdlovsk in which an anthrax cloud had resulted (36). Afterwards, other major western newspapers and magazines began to take an interest in the anthrax outbreak in Sverdlovsk. In an initial 1980 publication, Soviet officials attributed the disease outbreak in Sverdlovsk to cutaneous and gastrointestinal anthrax caused by the consumption of contaminated meat. Later that year several articles occurred in Soviet medical, veterinary, and legal journals reporting an anthrax outbreak among livestock.

Little further information was published until 1986, when Matthew Meselson (Department of Molecular and Cellular Biology, Harvard University, Cambridge, MA) renewed previously unsuccessful requests to Soviet officials to bring independent scientists to Sverdlovsk to investigate the incident (1, 36). His request finally resulted in the invitation to come to Moscow to discuss the incident with four Soviet physicians who had gone to Sverdlovsk to deal with the outbreak. They concluded that further investigation of the epidemiologic and patho-anatomical data was needed. In 1988, two of these Soviet physicians accepted an invitation to come to the USA for further discussions of the incident with government and private specialists. The Soviet Union maintained that the anthrax outbreak was caused by consumption of contaminated meat that was purchased on the black market, and according to the account of these two Soviet scientists, contaminated animals and meat from an epizootic south of the city caused 96 cases of human anthrax. Of these cases, 79 were said to be gastrointestinal and 17 cutaneous, with 64 deaths among the first group and none among the latter (36).

After the collapse of the Soviet Union, Boris Yeltsin, then the president of Russia, directed his counselor for ecology and health to determine the origin of the epidemic in Sverdlovsk. In 1994, Meselson and his team returned to Russia to aid in these investigations (1, 36). They reviewed the studies of pathologists at a local hospital in Sverdlovsk. One of the lead authors, Dr. Faina Abramova, made available her private records from a series of 42 autopsies, representing the majority of the fatalities from the outbreak (37). Demographic, ecologic, and atmospheric data were also reviewed. The conclusion was that the pattern of these 42 cases of fatal anthrax bacteremia and toxemia was typical of inhalational anthrax as seen in experimentally infected nonhuman primates. In summary, the narrow zone of human and animal anthrax cases extending downwind from Compound 19 indicated that the outbreak resulted from an aerosol that originated there (36, 37). At the time of these investigations, several high-ranking officials in the FSU military and Biopreparat had defected to western countries. In his detailed account of the FSU bioweapons program, Ken Alibek (former chief deputy director of Biopreparat) described in detail the anthrax outbreak in Sverdlovsk, thus confirming the other investigations by US scientists and physicians (38).

After the Sverdlovsk incident, the FSU continued the anthrax research at a remote military facility in Stepnogorsk in Kazakhstan (1, 38, 39). As a result of this intensified research on anthrax, a new and more virulent strain of anthrax was produced in both powdered and liquid form. This strain was resistant to many commonly used antibiotics such as penicillin and streptomycin (38). It is clear from these revelations that the FSU demonstrated the ability to wage biological warfare on a scale matched by no other nation in history. After the final collapse of the FSU and the reorganization of its provinces and states, few of the installations of Biopreparat were subject to international disarmament procedures. The fate of some of the research and know-how remains unknown.

Before October 2001, the last case of inhalational anthrax in the USA occurred in 1976 (33). The identification of inhalational anthrax in a journalist in Florida on October 4, 2001, was the first confirmed case associated with the intentional release of the organism (40-42). The following 10 cases of cutaneous and inhalational anthrax were seen in postal workers who had handled contaminated mail. An additional case of cutaneous anthrax was reported in March 2002, in a laboratory worker processing B. anthracis samples for the CDC investigation of the above cases (9, 10). A thorough analysis of these cases suggested a domestic form of bioterrorism using the Ames strain of B. anthracis. The analysis of the cases also provided a better understanding of the pathogenesis and variable clinical presentation of inhalational anthrax. In contrast to previous studies indicating a death rate of 㺐%, the cases in 2001 suggested that survival can be markedly improved by early diagnosis, improved intensive care, and combination antimicrobial therapy (10). However, further studies will be needed to better define the antimicrobial regimens and to explore the role of adjunctive treatment modalities, such as immunoglobulin, antitoxin, corticosteroids, and other toxin inhibitors.


Can Infected Livestock Infect Humans?

This probably is an ineffective way of spreading anthrax to humans. Animal-to-animal is not a primary method of transmission. The general method is by inhaling or ingesting spores. However, caution should be exercised when handling carcasses of animals that have died of the disease because they contain large reservoirs of spores. The disease can also be transmitted by consuming undercooked meat. Should an outbreak be diagnosed in an area, great caution will be taken by the proper health authorities to ensure that affected animals are isolated, a vaccination program is put in place, and carcasses are disposed of properly.


Timeline: Anthrax through the ages

Anthrax is blamed for several devastating plagues that killed both humans and livestock. Soon after scientists learned more about it in the late 1800s, it emerged in World War I as a biological weapon.

Several countries, including Germany, Japan, the United States, the United Kingdom, Iraq and the former Soviet Union, are believed to have experimented with anthrax, but its use in warfare has been limited.

1500 a.C. -- Fifth Egyptian plague, affecting livestock, and the sixth, known as the plague of boils, symptomatic of anthrax

1600s -- "Black Bane," thought to be anthrax, kills 60,000 cattle in Europe

1876 -- Robert Koch confirms bacterial origin of anthrax

1880 -- First successful immunization of livestock against anthrax .

1915 -- German agents in the United States believed to have injected horses, mules, and cattle with anthrax on their way to Europe during World War I

1937 -- Japan starts biological warfare program in Manchuria, including tests involving anthrax

1942 -- United Kingdom experiments with anthrax at Gruinard Island off the coast of Scotland. It was only recently decontaminated.

1943 -- United States begins developing anthrax weapons

1945 -- Anthrax outbreak in Iran kills 1 million sheep

1950s and '60s -- U.S. biological warfare program continues after World War II at Fort Detrick, Maryland

1969 -- President Richard Nixon ends United States' offensive biological weapons program. Defensive work continues

1970 -- Anthrax vaccine approved by U.S. Food and Drug Administration

1972 -- International convention outlaws development or stockpiling of biological weapons

1978-80 -- Human anthrax epidemic strikes Zimbabwe, infecting more than 6,000 and killing as many as 100

1979 -- Aerosolized anthrax spores released accidentally at a Soviet Union military facility, killing about 68 people

1991 -- U.S. troops vaccinated for anthrax in preparation for Gulf War

1990-93 -- The terrorist group, Aum Shinrikyo, releases anthrax in Tokyo but no one is injured

1995 -- Iraq admits it produced 8,500 liters of concentrated anthrax as part of biological weapons program

1998 -- U.S. Secretary of Defense William Cohen approves anthrax vaccination plan for all military service members

2001 -- A letter containing anthrax spores is mailed to NBC one week after the September 11 terrorist attacks on the Pentagon and World Trade Center. It was the first of a number of incidents around the country. In Florida, a man dies after inhaling anthrax at the offices of American Media Inc.


The History of Anthrax

There are multiple different types of anthrax, all of which can be deadly if left untreated. Because of this the illness has been used for many acts of aggression over the last century.

But, anthrax didn’t just come about over the last 100 years.

The origins of anthrax are estimated to go back as far as 700 B.C. in Egypt and Mesopotamia. Rome and ancient Greece are also thought to have experienced the disease, with some considering anthrax to have played a part in Rome’s downfall.

The first official clinical descriptions were written by Maret in 1752 and retired physician Nicolas Fournier in 1769.

After millennia filled with cases, true study of the illness didn’t begin until the 1800s. These studies led to a breakthrough with the connection between anthrax and the animal hair industry. According to the CDC, this relationship even led to the name “wool sorters disease” for anthrax.

Rod-shaped bacterial bodies, eventually called Bacillus anthracis, provided the basis for major research from scientist Robert Koch in 1877. Through experimentation Koch found the life cycle of the bacteria and demonstrated “Koch’s postulates.” More than a breakthrough for anthrax, Koch’s postulates set a precedent for all diseases. By studying the illness, he created a set of guidelines that all infectious bacteria must meet.

After identifying the bacteria, researchers could work on a vaccine.

In 1881, famed French chemist Louis Pasteur began the research into a vaccine for anthrax. He injected 50 animals with live anthrax bacteria. While 25 of the creatures were given his experimental weakened bacteria immunization, 25 were not. Results were clear – the 25 unvaccinated animals died while the protected ones survived.

Around this time, anthrax began appearing as more than a natural illness.

Anthrax was first used as a weapon during World War I by the German army. They used the disease to infect neutral parties’ livestock and animal feed which was to be traded to Allied Nations. Further experimentation with the disease continued over the years, particularly during the Korean War.

The live spore vaccine for anthrax was created in 1937 by Max Sterne. This became a routine vaccination for animals, crucial to those who worked with livestock.

The spore strain of anthrax doesn’t spread through people, but by inhaling the particles. Exposure often occurs in humans who are cleaning infected animals with the bacteria in their fur. The vaccine then helped greatly reduce both general human and animal cases alike.

Over the next few decades several important events changed anthrax prevention.

In 1944 Penicillin became the main choice for the treatment of anthrax. The antibiotic quickly became the top treatment for anthrax. In the 1950s the first human anthrax vaccine was made and finally in 1970 this vaccination underwent great improvements. Despite many changes in vaccines in recent decades, that vaccine from 1970 is almost the same as what’s used in the modern day.

Blisters, bumps and sores are common for cutaneous anthrax. This may be a low-risk form of anthrax, it’s also fairly easy to catch. Cutaneous anthrax occurs when the spores get into an open cut or wound. Fever and chills, nausea, headache, extreme fatigue, confusion, dizziness and body aches are just a few of the possible symptoms of inhalation anthrax.

Gastrointestinal anthrax doesn’t require an open wound. Instead, this disease gets into the body via undercooked meat from an infected animal. The illness can lead to fever and chills, hoarseness, bloody vomiting, headache and fainting.

Finally, injection anthrax presents similar signs to cutaneous, but it spreads faster and can be harder to treat.

Did you know that there were four different types of anthrax? Did you know Louis Pasteur worked on an anthrax vaccination? Do you have any questions or thoughts about the illness? Let us know in the comments below, or via Facebook and Twitter.

Written for Passport Health by Katherine Meikle. Katherine is a freelance writer and proud first-generation British-American living in Florida, where she was born and raised. She has a passion for travel and a love of writing, which go hand-in-hand.


Ver el vídeo: REACCIONANDO A MI NUEVA PISCINA! REGRESO A MÉXICO - ANTRAX


Comentarios:

  1. Dridan

    Esta frase es necesaria por cierto

  2. Yozshushakar

    Considero que comete un error. Escríbeme en PM, discutiremos.

  3. Tall

    Esta versión se ha vuelto anticuada

  4. Renke

    No necesito

  5. Qssim

    Ciertamente es correcto

  6. Hueil

    Es tu ciencia.



Escribe un mensaje