11 de julio de 1945

11 de julio de 1945


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

11 de julio de 1945

Julio

1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031

Birmania

Se cancela la diversión japonesa en Waw



11a División Panzergrenadier Voluntarios de las SS Nordland

los 11a División Panzergrenadier Voluntarios de las SS Nordland, también conocido como Kampfverband Waräger, División Germanische-Freiwilligen, SS-Panzergrenadier-Division 11 (Germanische) o 11. SS-Freiwilligen-Panzergrenadier-Division Nordland, era un Waffen SS, Panzergrenadier división reclutada de voluntarios extranjeros. Vio acción en Croacia y en el frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial.


Interpretaciones y aclaraciones

Austria nunca estuvo en el centro del interés o compromiso soviético en Europa Central. Sin embargo, durante una década completa después del final de la Segunda Guerra Mundial, recibió periódicamente una estrecha atención soviética, sobre todo por parte de Stalin y sus más altos representantes en puestos diplomáticos, militares y administrativos. El liderazgo soviético acordó en 1941 la restauración de Austria como un estado independiente dentro de los límites anteriores a 1938, separado de Alemania y libre de cualquier vínculo confederado, por ejemplo, con Baviera o Hungría, como lo imaginó Winston Churchill. Esta posición fue confirmada en la Declaración de Moscú del 1 de noviembre de 1943 por los ministros de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, la Unión Soviética y los Estados Unidos, en la que se recordó a los austríacos su responsabilidad de luchar en los ejércitos de Hitler. Cuando llegaron la liberación y la ocupación en la primavera de 1945, los cuatro ocupantes estaban de acuerdo en que Austria sería desmilitarizada, desnazificada y reconstruida democráticamente.

No hay duda de que Moscú quería utilizar la ventaja militar que había obtenido al liberar la capital austriaca en abril y al ocupar la parte oriental de Austria (que contiene aproximadamente una cuarta parte de la población austriaca). Moscú instaló unilateralmente un gobierno federal provisional bajo el anciano socialdemócrata Dr. Karl Renner, en el que los comunistas austríacos, bajo el liderazgo de camaradas exiliados, controlaban los ministerios cruciales del interior (es decir, la policía) y de educación (es decir, propaganda). Si bien Austria no se incluyó en la esfera de influencia soviética que atraviesa la mayor parte de Europa central y oriental, y en cambio se contó entre el bloque de países neutrales entre la influencia soviética y británica, no puede haber duda de que desde el principio Austria fue destinada a fuertes explotación económica para reconstruir la Unión Soviética industrialmente devastada.19 Si bien probablemente nunca se pretendió una sovietización brutal e inmediata, Stalin imaginó que Austria se convertiría en un estado pacífico y amigable con Moscú en el que la creación de un amplio frente nacional eventualmente conducir a una transición no revolucionaria a un sistema socialista.20 Naturalmente, el Partido Comunista Austriaco (KPÖ) se convertiría en el motor de un cambio evolutivo a largo plazo hacia una democracia popular subordinada a los intereses soviéticos. Sin embargo, las primeras elecciones nacionales libres del 25 de noviembre de 1945 demostraron la debilidad política del KPÖ, que no logró atraer más que un escaso 5,42 por ciento de los votos. Los electores austriacos se negaron a honrar la contribución comunista a la resistencia austriaca a la ocupación y agresión nazi y, en cambio, identificaron al KPÖ con el saqueo y la violación del Ejército Rojo. Esto, a su vez, condujo a una actitud soviética más crítica hacia el gobierno de coalición recién elegido bajo Leopold Figl, líder del Partido Nacional Conservador del Pueblo Austriaco (ÖVP), y a un marcado aumento de la propaganda soviética en Austria. Los intentos comunistas de forjar una fusión de los dos partidos de izquierda fueron firmemente resistidos por la dirección del Partido Socialista (SPÖ) desde el principio.

En la primavera de 1946, los soviéticos debieron haberse dado cuenta de que Austria no era tan atractiva ideológicamente como económicamente.21 Este cambio de política ya fue insinuado por la evaluación personal de un diplomático de Europa del Este que en 1946 insinuó que cuando el Las necesidades económicas rusas están satisfechas, el ejército rojo abandonará el país. & # 822122 De hecho, la concurrencia soviética con los términos del Segundo Acuerdo de Control Aliado del 28 de junio de 1946 parece indicar que Moscú estaba dispuesta a suavizar sus estrategias de dominación política en Austria. y en su lugar reforzar su control económico sobre los activos económicos austríacos dentro de la zona soviética aún más.23 A los pocos días de la firma del nuevo Acuerdo de Control, los soviéticos publicaron la Orden General 17, que colocó todas las propiedades anteriormente propiedad de Alemania bajo la administración de la sociedad. -denominada Administración de Propiedades Soviéticas en Austria (USIA). Al hacerlo, expropió más de 450 empresas que anteriormente eran de propiedad alemana y colocó casi todos los campos petrolíferos austriacos bajo la administración soviética a través de los llamados Sowjetische Mineralölverwaltung (SMV). Austria era el tercer productor de petróleo de Europa (después de la Unión Soviética y Rumania) y los soviéticos se habían apoderado de estos campos petroleros en abril de 1945. Inicialmente, el holding soviético USIA representaba alrededor del 30 por ciento de la producción industrial del zona, en la cima de sus operaciones, controlando alrededor del 10 por ciento de la fuerza laboral austriaca, en total unos 50 000 empleados. En ese momento (agosto de 1946) se creó el Banco Militar Soviético (SMB), que debía manejar todas las transacciones financieras de la USIA.24 Para 1953, el valor de estas empresas de la USIA había caído drásticamente debido a la falta de inversión y la negligencia general. . Para entonces, la mayoría de las empresas de la USIA habían demostrado ser incapaces de competir con empresas similares en el oeste de Austria. El sistema de la USIA ya no era un incentivo para que los soviéticos permanecieran en Austria. En 1955, la mayoría de las empresas estaban al borde de la quiebra o estaban muy endeudadas con el Banco Militar Soviético.25

En 1946, y con más determinación en 1947, los principales funcionarios del KPÖ intentaron convencer a sus camaradas soviéticos de que una separación de la Austria oriental controlada por los soviéticos del resto del país sería beneficiosa para los intereses soviéticos en Austria. Parece que recibieron el apoyo de sus homólogos yugoslavos, que seguían en línea con Moscú. En febrero de 1948 & # 8211 curiosamente en el momento de la toma de poder comunista en Praga & # 8211 Moscú dejó absolutamente claro a los líderes del KPÖ que la separación de Austria iba en contra de los intereses soviéticos y, por lo tanto, debía evitarse un territorio tan pequeño en el este de Austria. resultó ser un pasivo más que un activo, económica y estratégicamente.26 Los comunistas austríacos tuvieron que obedecer. De manera similar, no hubo muchas objeciones soviéticas cuando el KPÖ decidió dejar el gobierno de coalición en noviembre de 1947, ni hubo un apoyo incondicional a la huelga prolongada en el otoño de 1950. Cuando terminó, incluso hubo quejas soviéticas por haber perdido días de trabajo. producción.27

Los comunistas austriacos no pudieron aumentar su apoyo político en las elecciones de 1949 y 1953. Para entonces, Moscú debió haber llegado al final de su ilusión de una transición pacífica al socialismo en Austria con el KPÖ como vanguardia.28

¿Qué pasa con la actitud soviética hacia un tratado con Austria que conduzca a la retirada de las tropas de ocupación aliadas? En 1946, cuando Washington instó al comienzo de tales negociaciones aliadas, el ministro de Relaciones Exteriores Molotov no tenía prisa alguna. El estacionamiento de tropas en Austria proporcionó legitimidad internacional para una presencia militar soviética continua en Hungría y Rumania. En 1948, las potencias occidentales interrumpieron las discusiones del tratado debido a los eventos en Budapest y Praga, así como a los continuos reclamos territoriales yugoslavos en la frontera sur de Austria. Cuando se reanudaron las discusiones sobre el tratado a principios de 1949, parecía que Moscú estaba dispuesto a negociar seriamente, habiendo abandonado su apoyo a estos reclamos yugoslavos. Hubo un nuevo acuerdo sobre las difíciles cuestiones de la propiedad alemana en Austria y sobre los reembolsos austríacos en relación con la Compañía de Navegación del Danubio (DDSG) y los intereses petroleros soviéticos. Sin embargo, Stalin dudó en abandonar la presencia militar soviética en el este de Austria y las conversaciones se estancaron nuevamente, esta vez por un período prolongado de dos años, caracterizado por las tensiones de la Guerra Fría en Corea. En la primavera de 1952, las famosas notas de Stalin sobre la neutralización de Alemania también revivieron la cuestión del Tratado de Estado con Austria. Al mismo tiempo, las potencias occidentales iniciaron el Tratado Breve con Austria como condición para las negociaciones sobre Alemania. Para Austria, no había forma de escapar de la cuestión primordial de Alemania.

Allí permaneció el asunto hasta la muerte de Stalin en marzo de 1953. La lucha por la sucesión pareció abrir nuevas perspectivas y ciertamente trajo un alivio significativo en el régimen de ocupación soviético, lo que llevó a una liberación considerable de prisioneros de guerra austríacos y a la voluntad soviética de pagar por sus propios recursos. costos de ocupación. Sólo cuando Nikita Khrushchev finalmente emergió a principios de 1955 como la fuerza dominante en el Politburó ¿Comenzó a erosionarse el monopolio de la política exterior de Molotov y se hizo posible un nuevo rumbo austriaco bajo el lema de & # 8220 existencia pacífica & # 8221? 29. El resto se logró en unas semanas. Las negociaciones finales en Moscú y Viena aseguraron las firmas de los cuatro ocupantes en virtud del Tratado de Estado de Austria el 15 de mayo de 1955. Su precio & # 8211 neutralidad austríaca permanente & # 8211 se aprobó en el parlamento austríaco el 26 de octubre de 1955.30 Esta fecha memorable se ha convertido desde entonces en la fiesta nacional de Austria.


11 de julio de 1945 - Historia

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial en 1939, la bomba atómica aún no se había inventado. Sin embargo, los científicos descubrieron en ese momento que podría ser posible una poderosa explosión al dividir un átomo. Este tipo de bomba podría destruir grandes ciudades de una sola explosión y cambiaría la guerra para siempre.


La nube en forma de hongo sobre Nagasaki, Japón de la bomba atómica
Fuente: Gobierno de EE. UU.

A Albert Einstein se le ocurrieron muchas de las teorías que ayudaron a los científicos a fabricar la bomba atómica. Cuando se dio cuenta de que se podía fabricar una bomba de ese tipo, le asustó lo que podría suceder si Hitler y Alemania aprendieran primero a fabricar la bomba. Escribió una carta al presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, contándole sobre la bomba atómica. Como resultado, Roosevelt creó el Proyecto Manhattan.

El Proyecto Manhattan fue el nombre del programa de investigación y desarrollo de la bomba atómica. Comenzó poco a poco, pero a medida que la bomba se hizo más real, Estados Unidos agregó científicos y fondos para asegurarse de que fueran los primeros en tener la bomba. Irónicamente, muchos de los científicos involucrados en la fabricación de la bomba habían desertado de Alemania. Al final del proyecto, la financiación había alcanzado los $ 2 mil millones y había alrededor de 200,000 personas trabajando en el proyecto.

La primera bomba atómica

El 16 de julio de 1945 explotó la primera bomba atómica en el desierto de Nuevo México. La explosión fue masiva y el equivalente a 18.000 toneladas de TNT. Los científicos calcularon que la temperatura en el centro de la explosión era tres veces más alta que en el centro del sol.

Aunque los científicos estaban felices de haber hecho con éxito la bomba, también estaban tristes y temerosos. Esta bomba cambiaría el mundo y podría causar destrucción masiva y muerte. Cuando el presidente Harry Truman se enteró del éxito de la bomba, escribió: "Hemos descubierto la bomba más terrible de la historia del mundo".

Decidir soltar la bomba

Cuando se fabricó la primera bomba atómica, Alemania ya se había rendido y la Segunda Guerra Mundial en Europa había terminado. Japón también fue derrotado, pero no se rindió. Estados Unidos estaba contemplando una invasión de Japón. Los líderes del ejército calcularon que entre 500.000 y 1 millón de soldados estadounidenses y aliados morirían en una invasión. El presidente Truman decidió lanzar la bomba atómica en su lugar.

El 6 de agosto de 1945, una bomba atómica llamada Little Boy fue lanzada sobre Hiroshima, Japón. La explosión fue enorme, la ciudad fue destruida y decenas de miles de personas murieron. La bomba fue lanzada por un avión llamado Enola Gay, pilotado por el coronel Paul Tibbetts. La bomba en sí tenía más de 10 pies de largo y pesaba alrededor de 10,000 libras. Un pequeño paracaídas estaba sobre la bomba para frenar su caída y permitir que el avión volara lejos de la zona de explosión.


La bomba atómica del niño pequeño
Fuente: Archivos Nacionales

A pesar de presenciar la terrible destrucción de la bomba en Hiroshima, el emperador Hirohito y Japón aún se negaron a rendirse. Tres días después, el 9 de agosto de 1945, otra bomba atómica, apodada Fat Man, fue lanzada sobre Nagasaki, Japón. Una vez más, la devastación fue horrible.

Seis días después del bombardeo de Nagasaki, el emperador Hirohito y Japón se rindieron a las fuerzas estadounidenses. El Emperador lo anunció por radio. Era la primera vez que la mayoría de los japoneses escuchaban su voz.


Yugoslavia / República Srpska: abril de 1992 - enero de 1994

Tasa de inflación diaria: 65 por ciento

Los precios se duplicaron cada: 34 horas

Historia: La caída de la Unión Soviética condujo a una disminución del papel internacional de Yugoslavia, antes un actor geopolítico clave que conectaba Oriente y Occidente, y su partido comunista gobernante finalmente se vio sometido a la misma presión que los soviéticos. Esto llevó a la división de Yugoslavia en varios países a lo largo de líneas étnicas y guerras posteriores durante los años siguientes a medida que las entidades políticas recién formadas resolvieron su independencia.

En el proceso, el comercio entre las regiones de la ex Yugoslavia colapsó y siguió la producción industrial. Al mismo tiempo, se impuso un embargo internacional a las exportaciones yugoslavas, que aplastó aún más la producción.

Petrovic, Bogetic y Vujosevic (1998) explican que la recién formada República Federal de Yugoslavia, en contraste con otros estados que se separaron como Serbia y Croacia, retuvo gran parte de la burocracia hinchada que existía antes de la separación, contribuyendo al déficit federal. . En un intento por monetizar este y otros déficits, el banco central perdió el control de la creación de dinero y provocó hiperinflación.


11 de julio de 1945 - Historia

28 de junio - El archiduque Franz Ferdinand, príncipe del trono de Austria-Hungría, es asesinado en Sarajevo por un serbio llamado Gavrilo Princip.

23 de julio - Austria-Hungría exige represalias a Serbia. Serbia no cumple con las demandas.

28 de julio - Austria-Hungría declara la guerra a Serbia. Rusia comienza a movilizar sus tropas.

Agosto 1 - Alemania declara la guerra a Rusia.

3 de agosto - Alemania declara la guerra a Francia como parte del Plan Schlieffen.

4 de agosto - Alemania invade Bélgica. Gran Bretaña declara la guerra a Alemania.

23 al 30 de agosto - La batalla de Tannenberg se libra entre Alemania y Rusia. Los alemanes derrotan al Segundo Ejército Ruso.

5 al 12 de septiembre - El ejército alemán que avanza es detenido ante París por los británicos y franceses en la Primera Batalla del Marne. Los alemanes cavan y comienzan cuatro años de guerra de trincheras.

19 de octubre al 22 de noviembre - Los aliados derrotan a los alemanes en la Primera Batalla de Ypres.

2 de noviembre - Los británicos inician un bloqueo naval de Alemania.

11 de noviembre - El Imperio Otomano declara la guerra a los Aliados.

24 de diciembre - Se declara una tregua no oficial entre las dos partes en Navidad.

4 de febrero - Los alemanes comienzan a usar submarinos contra los barcos mercantes aliados alrededor de la isla de Gran Bretaña.

25 de abril - Los Aliados atacan el Imperio Otomano en la Batalla de Gallipoli. Esta campaña durará más de ocho meses y terminará como una victoria de los otomanos y la retirada de los aliados.

Mayo 7 - El Lusitania, un lujoso barco de pasajeros británico, es hundido por un submarino alemán. 1.195 civiles murieron. Este acto provoca indignación internacional y contribuye a que Estados Unidos se una a la guerra contra Alemania.

14 de octubre - Bulgaria entra en guerra declarando la guerra a Serbia.

21 de febrero - Comienza la batalla de Verdún entre Francia y Alemania. Esta batalla durará hasta diciembre de 1916 y finalmente resultará en una victoria francesa.

31 de Mayo - La batalla naval más grande de la guerra, la Batalla de Jutlandia, se libra entre Gran Bretaña y Alemania en el Mar del Norte.

1 de julio - Comienza la batalla del Somme. Más de un millón de soldados resultarán heridos o muertos.

19 de enero - Los británicos interceptan el Telegrama Zimmerman en el que Alemania intenta convencer a México para que se una a la guerra. Esto resultará en que Estados Unidos declare la guerra a Alemania.

8 de marzo - Comienza la Revolución Rusa. El zar Nicolás II es destituido del poder el 15 de marzo.

6 de abril - Estados Unidos entra en guerra, declarando la guerra a Alemania.

7 de noviembre - Los bolcheviques, dirigidos por Vladimir Lenin, derrocan al gobierno ruso.

17 de diciembre - Los rusos acuerdan la paz con las potencias centrales y abandonan la guerra.

8 de enero - El presidente Woodrow Wilson emite sus "Catorce puntos" por la paz y el fin de la guerra.

21 de Marzo - Alemania lanza la Ofensiva de Primavera con la esperanza de derrotar a los Aliados antes de que se puedan desplegar refuerzos de los Estados Unidos.

15 de julio - Comienza la Segunda Batalla del Marne. Esta batalla terminará el 6 de agosto como una victoria decisiva para los aliados.

11 de noviembre - Alemania acepta un armisticio y los combates terminan a las 11 de la mañana del día 11 del mes 11.

28 de junio - Alemania firma el Tratado de Versalles y finaliza la Primera Guerra Mundial.


INSTITUTO DE REVISIÓN HISTÓRICA

Escuchamos mucho sobre crímenes terribles cometidos por alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, pero escuchamos muy poco sobre crímenes cometidos contra alemanes. La derrota de Alemania en mayo de 1945 y el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa no pusieron fin a la muerte ni al sufrimiento del pueblo alemán vencido. En cambio, los aliados victoriosos marcaron el comienzo de una nueva era horrible de destrucción, saqueos, hambre, violaciones, "limpieza étnica" y matanzas en masa, una que Tiempo revista llamada "la paz más aterradora de la historia". / 1

Aunque este "holocausto desconocido" es ignorado en nuestras películas y aulas, y por nuestros líderes políticos, los hechos están bien establecidos. Los historiadores están básicamente de acuerdo sobre la magnitud de la catástrofe humana, que se ha expuesto en varios libros detallados. Por ejemplo, el historiador y jurista estadounidense Alfred de Zayas, junto con otros académicos, ha establecido que entre los años 1945 y 1950, más de 14 millones de alemanes fueron expulsados ​​o forzados a huir de grandes regiones de Europa central y oriental, de los cuales más de dos millones murieron o perdieron la vida. / 2

Un resumen reciente y particularmente útil es un libro de 615 páginas, publicado en 2007, titulado Después del Reich: la brutal historia de la ocupación aliada. / 3 En él, el historiador británico Giles MacDonogh detalla cómo el Reich alemán arruinado y postrado (incluida Austria) fue sistemáticamente violado y robado, y cuántos alemanes que sobrevivieron a la guerra fueron asesinados a sangre fría o deliberadamente abandonados para morir de enfermedad, frío. , desnutrición o inanición. Explica cómo unos tres millones de alemanes murieron innecesariamente después del cese oficial de las hostilidades: unos dos millones de civiles, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, y alrededor de un millón de prisioneros de guerra.

Algunas personas opinan que, dadas las fechorías de los nazis durante la guerra, cierto grado de violencia vengativa contra los alemanes derrotados era inevitable y quizás justificado. Una respuesta común a los informes de las atrocidades de los Aliados es decir que los alemanes "se merecían lo que recibieron". Pero por muy válido que pudiera ser ese argumento, las espantosas crueldades infligidas al pueblo alemán totalmente postrado fueron mucho más allá de cualquier retribución comprensible.

Aunque me estoy centrando aquí en el trato a los alemanes, vale la pena tener en cuenta que no fueron las únicas víctimas de la brutalidad aliada de la posguerra. En Europa central y oriental, la mano dura del dominio soviético siguió cobrando vidas de polacos, húngaros, ucranianos y personas de otras nacionalidades.

A medida que las tropas soviéticas avanzaban hacia Europa central y oriental durante los últimos meses de la guerra, impusieron un reino de terror, pillaje y matanza sin parangón en la historia moderna. Los horrores fueron resumidos por George F. Kennan, el aclamado historiador que también se desempeñó como embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética. Escribió: / 4

“El desastre que se produjo en esta zona con la entrada de las fuerzas soviéticas no tiene paralelo en la experiencia europea moderna. Había secciones considerables donde, a juzgar por todas las pruebas existentes, apenas un hombre, mujer o niño de la población indígena quedó con vida después del paso inicial de las fuerzas soviéticas y no se puede creer que todos lograron huir a Occidente ... Los rusos ... barrieron a la población nativa de una manera que no tenía paralelo desde los días de las hordas asiáticas ".

Durante los últimos meses de la guerra, la antigua ciudad alemana de Königsberg en Prusia Oriental se mantuvo como una fortaleza urbana fuertemente defendida. Después de repetidos ataques y asedios por parte del Ejército Rojo, finalmente se rindió a principios de abril de 1945. Las tropas soviéticas violaron a la población civil. Las personas fueron golpeadas, robadas, asesinadas y, si eran mujeres, violadas. Entre las víctimas de violación había monjas. Incluso a los pacientes del hospital les robaron sus pertenencias. Los búnkeres y refugios, atestados de gente aterrorizada apiñada en el interior, fueron incendiados con lanzallamas. Aproximadamente 40.000 de la población de la ciudad murieron o se quitaron la vida para escapar de los horrores, y los 73.000 alemanes restantes fueron brutalmente deportados. / 5

En un informe que apareció en agosto de 1945 en Washington DC Times-Herald, / 6 un periodista estadounidense escribió sobre lo que describió como “el estado de terror en el que vivían las mujeres de la Alemania oriental ocupada por Rusia. Todas estas mujeres, alemanas, polacas, judías e incluso niñas rusas 'liberadas' de los campos de esclavos nazis, estaban dominadas por un deseo desesperado: escapar de la zona roja ".

“En el distrito alrededor de nuestro campo de internamiento… los soldados rojos durante las primeras semanas de su ocupación violaron a todas las mujeres y niñas de entre 12 y 60 años. Eso suena exagerado, pero es la pura verdad. Las únicas excepciones fueron las niñas que lograron permanecer escondidas en el bosque o que tuvieron la presencia de ánimo para fingir una enfermedad: tifoidea, difteria o alguna otra enfermedad infecciosa ... Los esposos y padres que intentaron proteger a sus mujeres fueron asesinados, y las niñas ofreciendo una resistencia extrema fueron asesinados ".

De acuerdo con la política establecida por los "Tres Grandes" líderes aliados de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética - Roosevelt, Churchill y Stalin - millones de alemanes fueron expulsados ​​de sus antiguas patrias en Europa central y oriental.

En octubre de 1945, Nueva York Noticias diarias informe del Berlín ocupado dijo a los lectores: / 7

“En el patio azotado por el viento de la Stettiner Bahnof [estación de tren], una cohorte de refugiados alemanes, parte de los 12 millones a 19 millones desposeídos en Prusia Oriental y Silesia, se sentaron en grupos bajo una lluvia torrencial y contaron la historia de su miserable peregrinaje, durante el cual más del 25 por ciento murió al borde de la carretera, y el resto pasó tanta hambre que apenas tenían fuerzas para caminar ...

“Una enfermera de Stettin, una joven rubia de buen aspecto, contó cómo su padre había sido asesinado a puñaladas por soldados rusos que, tras violar a su madre y su hermana, intentaron irrumpir en su propia habitación. Ella escapó y se escondió en un pajar con otras cuatro mujeres durante cuatro días ...

“En el tren a Berlín fue saqueada una vez por tropas rusas y dos por polacos. Las mujeres que resistieron fueron asesinadas a tiros, dijo, y en una ocasión vio a un guardia tomar a un bebé por las piernas y aplastarle el cráneo contra un poste porque el niño lloraba mientras el guardia violaba a su madre.

“Dijo un viejo campesino de Silesia. a las víctimas les robaron todo lo que tenían, incluso sus zapatos. A los bebés se les robaron los pañales para que murieran congelados. Todas las niñas y mujeres sanas, incluso las de 65 años, fueron violadas en el tren y luego robadas, dijo el campesino ”.

En noviembre de 1945, un artículo del Chicago Tribune dijo a los lectores: / 8

“Novecientos nueve hombres, mujeres y niños se arrastraron junto con su equipaje desde un tren de ferrocarril ruso en la estación de Lehrter [en Berlín] hoy, después de once días viajando en vagones desde Polonia. Los soldados del Ejército Rojo sacaron 91 cadáveres del tren, mientras los familiares gritaban y sollozaban mientras sus cuerpos eran amontonados en camiones estadounidenses de préstamo y arrendamiento y conducidos para su internamiento en un pozo cerca de un campo de concentración.

“El tren de refugiados era como un macabro arca de Noé. Cada coche estaba lleno de alemanes ... las familias llevan todas sus pertenencias terrenales en sacos, bolsas y baúles de hojalata. Los bebés que amamantan son los que más sufren, ya que sus madres no pueden alimentarlos, y con frecuencia se vuelven locos al ver morir lentamente a sus crías ante sus ojos. Hoy, cuatro madres que gritaban y estaban violentamente locas fueron atadas con una cuerda para evitar que arañasen a otros pasajeros ".

Aunque la mayoría de los millones de niñas y mujeres alemanas que fueron violadas por los soldados aliados fueron violadas por las tropas del Ejército Rojo, los soldados soviéticos no fueron los únicos perpetradores. Durante la ocupación francesa de Stuttgart, una gran ciudad en el suroeste de Alemania, los registros policiales muestran que 1.198 mujeres y ocho hombres fueron violados, en su mayoría por tropas francesas de Marruecos en el norte de África, aunque el prelado de la Iglesia Evangélica Luterana estimó el número en 5.000. / 9

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania cumplieron en general con las regulaciones internacionales sobre el trato de los prisioneros de guerra, como lo exige el acuerdo de Ginebra de 1929. Pero al final de los combates en Europa, las autoridades estadounidenses y británicas desechó la convención de Ginebra. En violación de las solemnes obligaciones internacionales y las normas de la Cruz Roja, las autoridades estadounidenses y británicas despojaron a millones de soldados alemanes capturados de su condición y de sus derechos como prisioneros de guerra reclasificándolos como "Fuerzas enemigas desarmadas" o "Enemigo rendido". Personal." / 10

En consecuencia, las autoridades británicas y estadounidenses denegaron el acceso de representantes de la Cruz Roja Internacional a los campos en los que se encontraban prisioneros de guerra alemanes. Además, cualquier intento por parte de civiles alemanes de alimentar a los prisioneros se castigaba con la muerte. / 11 Muchos miles de prisioneros de guerra alemanes murieron bajo custodia estadounidense, sobre todo en los llamados "campos de la pradera del Rin", donde los prisioneros fueron recluidos en condiciones espantosas, sin refugio y con muy poca comida. / 12

En abril de 1946, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) protestó porque Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, casi un año después del final de los combates, estaban violando los acuerdos internacionales de la Cruz Roja que se habían comprometido solemnemente a respetar. La Cruz Roja señaló, por ejemplo, que la transferencia estadounidense de prisioneros de guerra alemanes a las autoridades francesas y británicas para realizar trabajos forzados era contraria a los estatutos de la Cruz Roja Internacional. / 13

Otro informe del Comité Internacional de la Cruz Roja en agosto de 1946 declaró que el gobierno de los Estados Unidos, a través de su rama militar en la zona de ocupación estadounidense en Alemania, estaba exigiendo trabajo forzoso a 284.000 cautivos, de los cuales 140.000 estaban en la zona de ocupación estadounidense. 100.000 en Francia, 30.000 en Italia y 14.000 en Bélgica. Las tenencias de prisioneros alemanes o trabajadores esclavos en otros países, informó la Cruz Roja, incluían 80.000 en Yugoslavia y 45.000 en Checoslovaquia. / 14

Tanto durante como después de la guerra, los aliados torturaron a los prisioneros alemanes. En un centro británico en Inglaterra, llamado "The London Cage", los prisioneros alemanes fueron sometidos a malos tratos sistemáticos, que incluyeron hambrunas y palizas. La brutalidad continuó durante varios años después del final de la guerra. El trato de los prisioneros alemanes por parte de los británicos fue aún más severo en la zona de ocupación británica de Alemania. / 15 En el centro de internamiento de EE. UU. En Schwäbisch Hall, en el suroeste de Alemania, los prisioneros que esperaban ser juzgados por tribunales militares estadounidenses fueron sometidos a torturas severas y sistemáticas, que incluyeron largos períodos de confinamiento solitario, calor y frío extremos, privación de sueño y comida, y graves golpes, incluidas patadas en la ingle. / dieciséis

La mayoría de los prisioneros de guerra alemanes que murieron en cautiverio aliado fueron retenidos por los soviéticos, y una proporción mucho mayor de prisioneros de guerra alemanes murieron bajo custodia soviética que en cautiverio británico y estadounidense. (Por ejemplo, de los 90.000 alemanes que se rindieron en Stalingrado, solo 5.000 regresaron a su tierra natal). Más de cinco años después del final de la guerra, cientos de miles de prisioneros alemanes seguían retenidos en la Unión Soviética. Otros prisioneros alemanes perecieron después del final de la guerra en Yugoslavia, Polonia y otros países. Solo en Yugoslavia, las autoridades del régimen comunista mataron hasta 80.000 alemanes. Los prisioneros alemanes trabajaron como esclavos en otros países aliados, a menudo durante años.

En la conferencia de Yalta a principios de 1945, los líderes aliados de los "Tres Grandes" acordaron que los soviéticos podían tomar a los alemanes como trabajadores forzados o "trabajo esclavo". Se estima que 874.000 civiles alemanes fueron secuestrados en la Unión Soviética. Estos se sumaban a los millones de prisioneros de guerra que los soviéticos tenían como trabajadores forzados. De estos deportados llamados reparaciones, casi la mitad (el 45 por ciento) falleció. / 17

Durante dos años después del final de los combates, los alemanes fueron víctimas de una política de ocupación cruel y vengativa, que significó la lenta hambruna de la población derrotada. Para mantener la vida, un adulto normal necesita un mínimo de aproximadamente 2000 calorías por día. Pero en marzo y febrero de 1946, la ingesta diaria por persona en las zonas de ocupación británica y estadounidense de Alemania estaba entre mil y mil quinientas calorías. / 18

En el invierno de 1945-46, los aliados prohibieron a cualquier persona fuera del país enviar paquetes de comida a los alemanes hambrientos. Las autoridades aliadas también rechazaron las solicitudes de la Cruz Roja Internacional de traer provisiones para aliviar el sufrimiento. / 19

Muy pocas personas en Gran Bretaña o Estados Unidos se pronunciaron en contra de la política aliada. Victor Gollancz, un escritor y editor judío inglés, recorrió la zona de ocupación británica del norte de Alemania durante seis semanas a fines de 1946. Publicó la muerte y la desnutrición que encontró allí, que dijo que era una consecuencia de la política aliada. Escribió: “El simple hecho es. estamos matando de hambre a los alemanes. Y los estamos matando de hambre, no deliberadamente en el sentido de que definitivamente queremos que mueran, sino voluntariamente, en el sentido de que preferimos su muerte a nuestros propios inconvenientes ". / 20

Otra persona que protestó fue Bertrand Russell, el destacado filósofo y ganador del Premio Nobel. En una carta publicada en un periódico de Londres en octubre de 1945, escribió: “En Europa del Este ahora nuestros aliados están llevando a cabo deportaciones masivas a una escala sin precedentes, y se está haciendo un intento aparentemente deliberado de exterminar a muchos millones de alemanes, no por el gas, pero privándolos de sus hogares y de comida, dejándolos morir de hambre lenta y agonizante. Esto no se hace como un acto de guerra, sino como parte de una política deliberada de 'paz' ". / 21

Mientras la guerra terminaba en lo que ahora es la República Checa, turbas histéricas agredieron brutalmente a los alemanes étnicos, miembros de un grupo minoritario cuyos antepasados ​​habían vivido allí durante siglos. En Praga, los soldados alemanes fueron reunidos, desarmados, atados a estacas, rociados con gasolina y prendidos fuego como antorchas vivientes. / 22 In some cities and towns in what is now the Czech Republic, every German over the age of six was forced to wear on his clothing, sewn on his left breast, a large white circle six inches in diameter with the black letter N, which is the first letter of the Czech word for German. Germans were also banned from all parks, places of public entertainment, and public transportation, and not allowed to leave their homes after eight in the evening. Later all these people were expelled, along with the entire ethnic German population of what is now the Czech Republic. / 23 In the territory of what is now the Czech Republic, a quarter of a million ethnic Germans were killed.

In Poland, the so-called “Office of State Security,” an agency of the country’s new Soviet-controlled government, imposed its own brutal form of “de-Nazification.” Its agents raided German homes, rounding up some 200,000 men, women, children and infants -- 99 percent of them non-combatant, innocent civilians. They were incarcerated in cellars, pris­ons, and 1,255 concentration camps where typhus was rampant and torture was commonplace. Between 60,000 and 80,000 Germans perished at the hands of the “Office of State Security.” / 24

We are ceaselessly reminded of the Third Reich’s wartime concentration camps. But few Americans are aware that such infamous camps as Dachau, Buchenwald, Sachsenhausen and Auschwitz were kept in operation after the end of the war, only now packed with German captives, many of whom perished miserably.

For many years we’ve heard a lot about so-called Nazi art theft. But however large the scale of confiscation of art by Germans in World War II, it was dwarfed by the massive theft of art works and other objects of cultural value by the Allies. The Soviets alone looted some two and half million art objects, including 800,000 paintings. In addition, many paintings, statues, and other priceless art works were destroyed by the Allies. / 25

In the war’s aftermath, the victors put many German military and political leaders to death or sentenced them to lengthy prison terms after much-publicized trials in which the Allies were both prosecutor and judge. The best-known of these trials was before the so-called “International Military Tribunal” at Nuremberg, where officials of the four Allied powers were both the prosecutors and the judges.

Justice -- as opposed to vengeance -- is a standard that is applied impartially. But in the aftermath of World War II, the victorious powers imposed standards of "justice" that applied only to the vanquished. The governments of the United States, the Soviet Union, and other member states of the so-called “United Nations,” held Germans to a standard that they categorically refused to respect themselves.

Robert Jackson, the chief US prosecutor at the Nuremberg Tribunal of 1945-46, privately acknowledged in a letter to President Truman, that the Allies “have done or are doing some of the very things we are prosecuting the Germans for. The French are so violating the Geneva Convention in the treatment of [German] prisoners of war that our command is taking back prisoners sent to them [for forced labor in France]. We are prosecuting plunder and our Allies are practicing it. We say aggressive war is a crime and one of our allies asserts sovereignty over the Baltic States based on no title except conquest.” / 26

Germans were executed or imprisoned for policies that the Allies themselves were carrying out, sometimes on a far greater scale. German military and political leaders were put to death on the basis of a hypocritical double standard, which means that these executions were essentially acts of judicial murder dressed up with the trappings and forms of legality. If the standards of the Nuremberg Tribunal had been applied impartially, many American, Soviet and other Allied military and political leaders would have been hanged.

An awareness of how the defeated Germans were treated by the victors helps in understanding why Germans continued to fight during the final months of the war with a determination, tenacity and willingness to sacrifice that has few parallels in history, even as their cities were being smashed into ruins under relentless bombing, and even as defeat against numerically superior enemy forces seemed inevitable.

Two years after the end of the war, American and British policy toward the defeated Germans changed. The US and British governments began to treat the Germans as potential allies, rather than as vanquished subjects, and to appeal for their support. This shift in policy was not prompted by an awakening of humanitarian spirit. Instead, it was motivated by American and British fear of Soviet Russian expansion, and by the realization that the economic recovery of Europe as a whole required a prosperous and productive Germany.

Oswald Spenger, the great German historian and philosopher, once observed that how a people learns history is its form of political education. In every society, including our own, how people learn and understand history is determined by those who control political and cultural life, including the educational system and the mass media. How people understand the past -- and how they view the world and themselves as members of society -- is set by the agenda of those who hold power.

That’s why, in our society, death and suffering during and after World War II of non-Jews -- Poles, Russians and others, and especially Germans -- is all but ignored, and why, instead, more than six decades after the end of the war, Jewish death and suffering -- above all, what is known as “the Holocaust” -- is given such prominent attention, year after year, in our classrooms and motion pictures, and by our political leaders.

What I’m calling here an “unknown holocaust” of non-Jews is essentially ignored not because the facts are disputed or unknown, but rather because this reality does not fit well with the Judeo-centric view of history that is all but obligatory in our society, a view of the past that reflects the Jewish-Zionist hold on our cultural and educational life.

This means that it is not enough simply to “establish the facts.” It is important to understand, identify, and counter the power that controls what we see, hear and read -- in our classrooms, our periodicals, and in our motion pictures -- and which determines how we view history, our world and ourselves -- not just the history of what is called “the Holocaust,” but the history and background of World War II, the Israel-Palestine conflict, the Middle East turmoil, and much, much more.

History, as the old saying goes, is written by the winners. In our society, the “winners,” that is, the most important single group that sets our perspective on the past through its grip on the media, and on our cultural life, is the organized Jewish community .

This reality is hardly a secret. Michael Medved, a well-known Jewish author and film critic, has acknowledged: “It makes no sense at all to try to deny the reality of Jewish power and prominence in popular culture … Any list of the most influential production executives at each of the major movie stu­dios will produce a heavy majority of recognizably Jewish names.” / 27

One person who has carefully studied this subject is Jonathan J. Goldberg, editor of the influential Jewish community weekly Hacia adelante. In his 1996 book, Jewish Power, Goldberg wrote: / 28

“In a few key sectors of the media, notably among Hollywood stu­dio executives, Jews are so numerically dominant that calling these businesses Jewish-controlled is little more than a sta­tistical observation …

“Hollywood at the end of the twentieth century is still an industry with a pronounced ethnic tinge. Virtually all the senior executives at the major studios are Jews. Writers, pro­ducers, and to a lesser degree directors are disproportionately Jewish -- one recent study showed the figure as high as 59 per­cent among top-grossing films.

“The combined weight of so many Jews in one of America’s most lucrative and important industries gives the Jews of Hollywood a great deal of political power. They are a major source of money for Democratic candidates.”

A writer for the Los Angeles Times, Joel Stein, boldly declared in December 2008, in a column for the influential daily paper: “As a proud Jew, I want America to know about our accomplishment. Yes, we control Hollywood … I don’t care if Americans think we’re running the news media, Hollywood, Wall Street or the government. I just care that we get to keep running them.” / 29

Thirty seven years ago, two of the most powerful men in our country, indeed, in the world, frankly discussed this matter in a private conversation that should be much better known. It was in 1972, in the oval office of the White House. President Richard Nixon and the Rev. Billy Graham -- the nation’s best-known and most influential Christian evangelist -- were alone. These were not just prominent and influential men. They were shrewd and astute individuals who had accomplished much in their lives, and who had thought a lot about what they had observed and experienced over the years.

We know about this one-on-one conversation, and exactly what the two men said to each other, because Nixon had arranged for all conversations in his office to be secretly recorded. He regarded these recordings as his personal property, but he was later forced by court order to give them up. It wasn’t until thirty years later -- in 2002 -- that this conversation was finally made public. / 30

Here’s how their talk went. Graham said: “This stranglehold has got to be broken or the country’s going down the drain.” The President responded by saying: “You believe that?,” “Yes, sir,” said Graham. “Oh, boy,” Nixon replied, “So do I. I can’t ever say that, but I believe it.”

Now consider for a moment what this means, for America and the world, and for us today. Here’s the most powerful political personality in the United States, indeed the most powerful man in the world, and the most influential religious figure in the US, in agreement about the Jewish hold on our media. They didn’t talk about the Jewish role in the media, or even Jewish domination of the media. They spoke about a Jewish “stranglehold” on our media.

For everyone who cares about our nation and the world, it’s worth asking and answering two questions. First, were Nixon and Graham right? Were they correct in what they said that day about what they called the Jewish “stranglehold” on the media? And, second, if they were right, what does that say about America and our society?

Two of the most influential men in our country were so afraid of the intimidating power of the organized Jewish community that they felt unable even to mention publicly this “stranglehold” -- that’s the term Graham used -- on our media, a “stranglehold” that they regarded as so harmful that unless it is broken, America, again, their words, is “going down the drain.” What a telling commentary on the corruption and perversion of our national life! If Nixon and Graham were right, is it not important, indeed, imperative, to clearly and forthrightly address the reality of this hold on our media?

What has brought us together here this evening is, first and foremost, our interest in real history -- our passion for a clearer understanding of the past free of “politically correct” orthodoxy and stricture. But an awareness of “real history” is not enough. It is important to understand the how and why of the systematic distortion of history in our society, and the power behind that distortion. Understanding and countering that power is a critically important task, not merely for the sake of historical truth in the abstract, but for the sake of our nation and humankind.


Forged in Fire Exhibit

Plan a trip to the Canadian War Museum to view their largest and most visited gallery which studies the Second World War.

Traitor or Patriot (film)

Watch this feature-length documentary about Adélard Godbout, Premier of Quebec during the Second World War.

Democracy at War

Browse this collection of more than 140,000 Canadian news stories and editorials, documenting every aspect of the war.


Where would i look for a military award citation?

My uncle was an infantryman during WWII and was awarded a Bronze Star medal as well as a Purple Heart when he was injured.

Where would I start to look for the citation that would list the reason for the Bronze Star Medal?

His name is Gerard Alphonse Sevigny.  He was a Private First Class with Company B, 398th Infantry Regiment of the 100th Infantry Division.

He was injured January 3, 1945 in France.  He was awarded the Combat Infantry Badge, Bronze Star Medal and a Purple Heart Medal for this injury.

Any help would be greatly appreciated.  Thank you.

Re: Where would i look for a military award citation?

Within this series, World War II Operations Reports, there are a few boxes that might contain what you're looking for. Some of these contain general orders which might have a brief description of the incident which earned him the Bronze Star. After Action reports also might contain information on the injury that earned him the Purple Heart. You'll need to look both for immediately following the incident, and for several months after - it will depend on when the award was given.

Boxes 11674-11765, 11678, and 11735 all contain records on the 100th Infantry Division. For more information on the filing scheme and these records, you can contact [email protected] at the National Archives at College Park, MD.

Re: Where would i look for a military award citation?

A follow up question, Would the citation be in what is called, General Orders?

Would I find these GOs in the 100th Reports or in the 398th Regimental Reports?  or both? 

I'm just trying to narrow down what reports I should request.  Thanks!

Re: Where would i look for a military award citation?

Would that email address be correct?  I tried to send a email and it was returned twice.  Just sent a third time.  It could be a typo on my end as well, but just checking.  thanks!

Re: Where would i look for a military award citation?

On my end it doesn't look like a typo, but I'm going to copy it again here, just in case. Maybe copy and paste it into your email "To" field so no chance of typos? [email protected]

Re: Where would i look for a military award citation?

My father served with Company A, 398 th Infantry, 100 th Infantry Division in World War II. I have some information related to the 100 th Infantry Division (websites, facebook groups, etc) that may be helpful in your research. Feel free to contact me at my personal email address for more details. Or I will post that information here if you prefer.

Also, FYI, I sent a research request to [email protected] about three weeks ago. I did not receive any confirmation of receipt, but I did not receive a "failure to deliver" message either, so I presume that my message was received. I visited the National Archives personally last week (I live in Washington DC) and asked about the process for receiving replies to research requests. I was told that one should expect a reply within ten (10) days of the Archives receipt and review of the email, but it was not clear to me when exactly the 10-day clock begins. It sounded to me that when the clock starts can depend on several factors, including the complexity of the question and how many other questions the staff is reviewing. My suggestion to NARA is that they create an "automatic reply" message to research requests sent to [email protected] that confirms receipt of a research request email message and also explains the process and timetable for review and response to the request by NARA staff.

Re: Where would i look for a military award citation?

Thank you for the offer Stephen, I'll send you an email privately for that additional info you may have.


Soviet Marshal Georgii Zhukov&rsquos version:

I do not recall the exact date, but after the close of one of the formal meetings Truman informed Stalin that the United States now possessed a bomb of exceptional power, without, however, naming it the atomic bomb.

As was later written abroad, at that moment Churchill fixed his gaze on Stalin&rsquos face, closely observing his reaction. However, Stalin did not betray his feelings and pretended that he saw nothing special in what Truman had imparted to him. Both Churchill and many other Anglo-American authors subsequently assumed that Stalin had really failed to fathom the significance of what he had heard.

In actual fact, on returning to his quarters after this meeting Stalin, in my presence, told Molotov about his conversation with Truman. The latter reacted almost immediately. &ldquoLet them. We&rsquoll have to talk it over with Kurchatov and get him to speed things up.&rdquo

I realized that they were talking about research on the atomic bomb.

It was clear already then that the US Government intended to use the atomic weapon for the purpose of achieving its Imperialist goals from a position of strength in &ldquothe cold war.&rdquo This was amply corroborated on August 6 and 8. Without any military need whatsoever, the Americans dropped two atomic bombs on the peaceful and densely-populated Japanese cities of Hiroshima and Nagasaki.


Ver el vídeo: Sink the Bismarck. 1960 - FREE MOVIE! - Best Quality - WarDramaAction: With Subtitles


Comentarios:

  1. Eteocles

    Estoy totalmente de acuerdo con usted. Creo que esta es una gran idea. Estoy completamente de acuerdo contigo.

  2. Wadsworth

    Es una pena que no pueda hablar en este momento, estoy muy ocupado. Volveré, definitivamente expresaré mi opinión sobre este tema.

  3. Damaris

    De acuerdo, esta es la excelente variante

  4. Goltiran

    En mi opinión, este es un tema muy interesante. Te sugiero que lo discutas aquí o en PM.

  5. Akishicage

    Curiosamente, pero el análogo es?

  6. Werner

    En mi opinión, él está equivocado. Estoy seguro. Puedo demostrarlo. Escríbeme en PM.



Escribe un mensaje